Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

El marketing de contenidos se basa en la publicación de posts, bien sea en redes sociales o en blogs y páginas web, para atraer usuarios y posibles clientes. Tiene ventajas adicionales, como mejorar el branding de la marca o de la persona, inspirar confianza  al público, demostrar las capacidades de una marca o producto, etc. Un blog permite todo esto y muchos otros beneficios, pero para obtener buenos resultados debes saber cómo escribir un artículo de blog optimizado para SEO. He aquí una guía para hacerlo.

1. La idea

Algunas veces, ya tienes una idea sobre lo que quieres escribir.  En otras ocasiones, no. En cualquier caso —cuando de SEO se trata— es conveniente que tu post resuelva alguna duda o problema que tengan las personas. Procura que sea un tema relacionado con tu campo de acción, donde tengas experiencia y del que puedas obtener clientes potenciales.

Si no tienes una idea clara o deseas validar si tu audiencia tendrá suficiente interés en ella, te recomiendo las siguientes fuentes de inspiración:

Tabla de contenido

  • Pinterest. Sí, esta red social es perfecta para obtener ideas. Ingresa en ella y, en el buscador, escribe dos o tres palabras relacionadas con tu idea. Verás Varios pines que remiten a posts que hablan sobre el tema de tu interés.
  • Google. El propio motor de búsqueda es un claro indicador de cuánto interés se está generando alrededor de una idea. Al igual que en el caso anterior, escribe las palabras de tu idea. Observa la cantidad de resultados contabilizada. Lee los títulos y los extractos de las páginas posicionadas. Fíjate en la sección Búsquedas relacionadas, ubicada en la parte inferior de la página de resultados de Google. En inglés se titula People Also Asked.
  • Grupos y foros. La gente se reúne en grupos que tienen un interés común. En estas comunidades surgen dudas, debates y conversaciones que actúan como una excelente base para escribir un artículo de blog. Puedes encontrar estas comunidades en grupos de WhatsApp, de Facebook o de LinkedIn, canales de Telegram, y foros temáticos.
  • Herramientas. También existen herramientas SEO que sirven para obtener ideas para tus artículos. Personalmente te recomiendo AnswerThePublic. Es gratis y muy sencilla. ¿Cómo usarla? Escribe tu idea (en dos o tres palabras) y la herramienta encontrará cientos de preguntas relacionadas con ella. Incluso puedes descargar un archivo .CSV contentivo del listado de preguntas. Si adquieres un plan pago, podrás ver datos como la cantidad de búsquedas mensuales de cada pregunta, la ubicación geográfica, etc.

redactar post2. Estudio de palabras clave

Estamos hablando de SEO y en este mundo  las palabras son importantes. Pero sobre todo, las palabras clave o keywords. Una palabra clave está formada por los términos que usan las personas para identificar lo que están buscando.  La forma como se denominan las cosas puede variar según la localidad. Por ejemplo:

Cauchos baratos en Caracas
Neumáticos baratos en Buenos Aires
Llantas baratas en Bogotá

En estos casos, el usuario está buscando el mismo producto, pero emplea términos diferentes.

Realizar una investigación de palabras clave es un procedimiento rutinario para especialistas en posicionamiento, pero para los usuarios puede ser muy complicado. Si tienes un blog y no dispones de tiempo o conocimientos, una buena opción es comprar textos SEO optimizados para web. Ello te facilitará rankear posts en Google, aumentar la relevancia de tu sitio y mejorar la calidad de tu contenido.

Si deseas hacer un estudio de keywords por tu cuenta, debes emplear alguna herramienta especializada. Para esta tarea te recomiendo las siguientes opciones:

  • Planificador de palabras clave. Es la herramienta oficial de Google. Sirva tanto para SEO como para Google Ads. Incluye datos como volumen mensual de búsquedas, costo por clic, ubicación geográfica, y otros.
  • Keyword Tool. Una utilidad muy fácil de usar. Permite buscar palabras clave en Google, Amazon, youtube, Instagram y otras plataformas. Es gratuita y ni siquiera tienes que registrarte para usarla. La versión Pro brinda más información sobre las keywords: volumen de búsquedas, costo por clic en Ads, etc.
  • Semrush. Con su Keyword Magic Tool, Semrush indica muchos aspectos adicionales sobre una palabra clave: dificultad (qué tan difícil resulta posicionarla entre los primeros 20 resultados de Google), nivel de competencia (un factor relacionado con los anunciantes que pujan por esa palabra en avisos de PPC), funcionalidades SERP (resultados de búsqueda que tienen un formato especial).
    Semrush adicionalmente tiene una plataforma de Content Marketing que incluye Topic Research, ideal para encontrar temas, subtemas, títulos y preguntas sobre un asunto en particular.
  • Serpstat. Una herramienta SEO todo-en-uno. Su buscador de palabras clave muestra – además de los valores típicos- páginas de la competencia, cantidad de palabras clave asociadas, funcionalidades SERP y otros datos.   

Una vez realizada la investigación de keywords, debes establecer:

  1. La palabra clave principal. El término para el que deseas posicionar el artículo. Incluye también sinónimos o las diferentes versiones con que se denomina.
  2. Las keywords secundarias. Que acompañarán a la principal y que pueden servir para los subtemas del artículo.

3. Estructura

Tú sabes lo que vas a plantear. Pero si deseas escribir un artículo de blog que posicione, debes darle forma a ese contenido. Estructurarlo de manera que sea fácil de leer y, a la vez, resulte atractivo para el lector.

Agrupa la información por temas. A Google le gustan las cosas ordenadas. Por ello es recomendable subdividir el contenido de tu posts en temas. Cada uno de los temas que vas a tratar en un artículo debería corresponder a un subtítulo H2. Si estos temas a su vez tienen subtemas, les correspondería un subtítulo H3. Es decir, todo se organiza en una estructura jerárquica.

titulos-h1-h2-h3

Título (H1)

Es el título del artículo. Debe incluir la palabra clave principal. Procura que no tengas más de 65 caracteres para que Google lo muestre completo en las páginas de resultados. Si supera esta cifra, Google lo cortará.

Subtítulos (H2, H3… H6)

Son los encabezados de cada subtema tratado en el post. Intenta que cada una de estas secciones no exceda de 300 palabras. Es una buena práctica, aunque no indispensable.

De ser posible, ordena tus bloques de información de mayor a menor importancia. Es lo que denominamos la pirámide invertida de contenido. Esto ayuda a retener al usuario dentro del post. Recuerda que en Internet la gente suele fijarse sólo en lo que le interesa y abandona rápidamente la lectura.  

4. Desarrollo

Escribe tu artículo de forma natural, sin emplear palabras rebuscadas y proporcionando toda la información de manera fluida. Sólo tú conoces el tema en profundidad y sabes lo que tienes que decir. En esta fase, no te preocupes por la cantidad de veces que has repetido la keyword ni por las otras palabras que hayas obtenido en la investigación.

Presenta la información en párrafos de pocas líneas para facilitar la lectura. Emplea negritas para destacar lo importante.  Intercala gráficos, imágenes y otros elementos multimedia para mantener el interés del usuario y que pueda descansar en el proceso de lectura. 

5. Complementa la información

Agrega imágenes, gráficos, cuadros comparativos, citas (quotes),  videos y otros formatos de contenido que complementen lo que has escrito. En el caso de las imágenes, es importantísimo que especifiques el texto Alt. Google lo utiliza para comprender mejor el contenido y posicionar el post.

Redacta la metadescripción o extracto del artículo. En ella debes incluir la keyword principal. Hazla de forma que incite a la lectura del post.

6. Optimiza para SEO

Para escribir un artículo de blog hay que optimizarlo en función del SEO. Realiza esta tarea uno  o dos días después de haber escrito el post. Así tu mente estará fresca y descansada del contenido.

Si el sitio web está hecho en WordPress, puedes ayudarte con un plug-in como Yoast SEO, Rank Math o All in One. Estos te indican la cantidad de veces que la palabra clave debe aparecer, si la longitud del título y de la meta descripción son correctas, si incluiste la keyword en tus textos Alt, y otras recomendaciones para que tu post cumpla con las directivas de Google. Incluso evaluan el título en una escala numérica para que tengas una idea de qué tan atractivo es.

En esta etapa también debes asignar las etiquetas y categorías del post. Si no tienes idea de cómo hacerlo, te recomiendo el siguiente post:

7. Difunde el contenido

Aunque este paso ya no corresponde a la redacción del artículo, es importante. Google toma en consideración los contenidos que generan interacciones por parte de los usuarios. En este sentido puedes hacer las siguientes acciones:

  • Compartir el post en redes sociales: LinkedIn, Facebook, Twitter, etc.
  • Crear una imagen relacionada con el post, o una infografía, y subirla a Pinterest. Agrega en el pin, por supuesto, el enlace al artículo.
  • Notifícale a los suscriptores del blog que has publicado nuevo contenido. Lo ideal es que lo hagas mediante un boletín enviado por correo electrónico.

Si quieres otras ideas, lee este post:

Como te habrás dado cuenta, escribir un artículo de blog optimizado para SEO requiere una planificación cuidadosa. Pero te aseguro que da buenos resultados. Si tienes alguna duda, agrégala en los comentarios. Con gusto te responderé.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email